Keinemusic

¿Analógico o digital?

Como a todos nos gusta más un cotilleo que a un tonto un lápiz, seguro que estáis enterados de la trifulca via Twitter que han tenido dos pesos pesados de la música de baile como son Dj Sneak y Steve Angello. Por si no lo estáis, intentaré hacer un breve resumen. Carlos Sosa aka Dj Sneak comenta que “es muy triste que paguen a la Swedish House Mafia grandes cantidades de dinero por venir a USA a pinchar house. Pero que quede claro que ellos no pinchan música house”. Steve Angello le contestó que esa no era manera de hacer las cosas, que si tenía algún problema que le llamase por teléfono, que era vergonzoso que usase una posición privilegiada como la suya para malmeter. En vez de recular, Sneak le contestó que “No te odio. Simplemente digo la verdad sobre las cosas. Si aceptas esa verdad sobre vosotros lo dejaré estar. Odio nunca. De hecho expongo la mierda falsa que vosotros representáis. Yo vengo de una época de Djs de verdad que hacían las cosas con amor”. Después de esto se generó un debate con otros grandes nombres de la industria posicionandose al lado de uno u otro: el propio Sebastian Ingrosso, Simon Dunmore, Felix Da Housecat, Dennis Ferrer…

Me pongo en la piel del defensor de los argumentos de Dj Sneak: house clásico, old school, la pureza de la idea, el sonido analógico, el feeling disco y soul, la idea del vinilo como item representativo, la sobriedad del Dj old-school, el warehouse sucio y oscuro, el hecho de ser pionero. Me puede cabrear que Dj Sneak y otros tantos, que pusieron las bases del house hace más o menos 20 años, no tengan el reconocimiento que se merecen porque unos niñatos suecos, que hacen una música que poco tiene que ver con la idea de ese house primigenio, sean los líderes de la nueva generación de la música electrónica actual, tal y como fueron esos old school en su día.

Me pongo en la piel del defensor de los argumentos de Steve Angello y compañía: house del siglo XXI para grandes estadios, para una nueva generación de clubbers, sonido digital, trance y techno como referencias sonoras, show en cabina, sesiones en grandes espacios, portavoces de un nuevo sonido. Las críticas que esta nueva generación recibe de parte de los "old school" por el hecho de no continuar con la idea inicial del house music no tiene sentido ya que, debido a que tanto los hábitos de consumo como los gustos cambian (por no hablar de la tecnología, principal responsable de toda esta evolución), es normal que aparezcan nuevos sonidos y tendencias no existentes dos décadas atrás. Además, esta generación de Guettas y Mafias ha alcanzado cuotas de popularidad inimaginables dentro de la música electrónica de baile, posicionando este estilo como nunca nadie lo había hecho antes.

De todos los comentarios que ha habido en estos días, me quedo con los de Felix da Housecat y Junior Sanchez que, curiosamente, son artistas que llevan más de 20 años a un alto nivel y que han evolucionado su sonido a lo largo de su carrera. El primero dice que “no podría imaginar a Prince diciéndole a Michael Jackson, Madonna diciéndole a Springsteen o Cyndi Lauper diciéndole Thom Yorke qué es creíble y qué no… Es estúpido”. Sanchez reflexiona sobre que “el house es una cuestion de perspectiva: para un quinceañero es Guetta, para un veinteañero es SHM o Afrojack, para un treintañero es Dennis, Sneak o Carl Craig, para uno de cuarenta es Louie Vega o Kenny Dope y para los más modernos ahora es Jamie Jones o Art Department”.

Que cada uno defienda el argumento que más le convenga o en el que más crea. En realidad es un debate eterno y nadie llegará a tener la verdad absoluta. ¿Vinilo o CD? ¿Auto-sync si o no? ¿Analógico o digital? Son debates que no tienen mucho sentido. Si me pedís que me moje, diría que cada uno se ocupase de sus asuntos y que cada uno trabaje en su propio camino, sin mirar (ni criticar) lo que hace el vecino. Afortunadamente, hay espacio tanto para los puristas analógicos como para los showman digitales. Con trabajo, con talento, con tesón, conozco pocos casos en los que no se haya conseguido lo que uno se propone.

Loading Facebook Comments ...