Creamfields-Andalucía 2011

De las playas de Almería al asfalto de Jerez. Ese era el handicap de Creamfields-Andalucía 2011. Perder el encanto de un paraje natural a cambio de un lugar con una gran infraestructura (la organización estuvo a gran altura salvo en el tema de las lanzaderas) pero sin playa. Sin embargo se puede decir que ha sido uno de los festivales del verano que más fuerte ha apostado con un cartel de primera línea. Grandes nombres y variedad de estilos. Dos jornadas que muchos de los asistentes no olvidarán.

El sábado 13 era el día del cabeza de cartel: Prodigy. Su única visita en España este año se puede considerar como un fiasco. Lo más flojo del evento. Los de Liam Howlett no solo actuaron con media hora de retraso sino que su directo apenas duró una hora. No adelantaron ningún tema de su próximo trabajo (como se había anunciado) y se dedicaron a tocar los temas conocidos por todos:  Breathe, Firestarter, The omen, Invaders must die, Out of space, Vodoo people, Smack my bitch up etc etc. Con ese material es imposible no saltar pero si a todo lo anterior se le une mal sonido te queda la sensación de haber visto algo muy flojo para la fama del grupo.

Los 2 Many Dj´s tomaron el relevo a base del espectáculo audiovisual de Radio Soulwax. Diversión al cuadrado es lo que ofrecen los hermanos Dewaele, y es lo que obtuvimos. A saltar y a brincar como locos. Con impolutos smokings repartieron su música habitual a base de mezclas imposibles. Desde sus remixes del Hey Boy Hey Girl o Kids hasta Nirvana, pasando por Erol Alkan, Afrojack, Guns & Roses, Blur, New Order, Motorhead o Chimo Bayo.

Y de la fiesta frenética que propusieron los belgas al techno sensible del alemán Paul Kalkbrenner, quien fue el que se llevo el gato al agua en este día. Fue su clásico live lleno de sus temas y remixes, por cierto sonaron muy pocos Icke Weider su disco más reciente. Pero todo el mundo vibró con Aaron, Gebrunn gebrunn, Altes Kamufel, Kleines Bubu, su remix de La Mezcla y de Mad World y el colofón final con Sky & Sand con miles de manos al aire. El carisma de Kalkbrenner no solo lo despide él desde cabina, también un público fiel que crece como la espuma.

Y si en esta primera jornada el triunfador fue “Kalky”, el domingo 14 fue un francés. Laurent Garnier y su formato LBS junto con Scan X y Benjamin Rippert. Cuatro horas de techno sin adornos ni florituras. Un dj set que se convertía en un live. Energía y vitalidad desde cabina que se trasladaba a la pista a la velocidad del sonido. Sonido que a veces era ácido, otras veces detroitiano y otras veces con elementos de jazz. Y sí, sonaron Crispy Bacon, Gnanmankoudji y The Man with the red face, este último para cerrar. Todos felices y extasiados. Un 10 para el maestro.

Antes de él estuvo tras los platos un James Holden sublime. El de Border Community ofrece techno envolvente y a todos nos engatusó. Y tras Garnier fue el turno de un compatriota suyo: Agoria. Su set de Sónar 2011 fue a base de un elegante deep-house. Aquí se puso su traje de techno melódico con una media hora final a base de clásicos como Age of love o Dark & Long. También puso su Panta Rei, que va para clásico, y sus Les violons ivres, ya un clásico. Emotivo cierre.

Para el cierre de Creamfields se apostó por el trance con Armin Van Buuren en el escenario principal y Blake Jarrell en el escenario Alhambra. Van Buuren fue todo un éxito de público y Jarrell con un escenario semidesierto. Una pena. Los que demandábamos techno tocaba visitar a Umek en el escenario Andalucía Suena. Presentaba un llenazo. Muy potente que era lo que demandaba la masa para bailar con el amanecer de fondo. Creamfields- Andalucía finalizaba. Hasta el año que viene.

Loading Facebook Comments ...